martes, 10 de mayo de 2011

Elisabeth Badinter: "La maternidad es una nueva forma de esclavitud".




-Ésta es una de las tesis defendidas por la filósofa francesa Elisabeth Badinter en su último libro, "La mujer y la madre", que en España edita Esfera de los Libros.

-Polémico en Francia con más de 200.000 ejemplares vendidos, esta líder de referencia en el feminismo francés, afirma que su objetivo no es buscar crispación sino abrir un verdadero debate sobre la situación de la mujer en Europa.


La maternidad como nueva forma de esclavitud es, según Badinter, el resultado de la terrible crisis económica que atraviesa el viejo continente. Muchas mujeres se están cuestionando si asumir una doble jornada de trabajo, cobrando menos que sus compañeros, es lo que realmente les hace felices y, como consecuencia, sitúan la maternidad en el centro de sus vidas.

"Todo lo natural es bueno"

Pero la crisis no es únicamente económica, es también ideológica. Se cuestiona si, en un proceso de búsqueda de la felicidad a través del consumo, no nos hemos olvidado de escuchar a la naturaleza. Por eso, adquiere ahora especial valor y se impone la tendencia a pensar que todo lo natural es bueno.

El parto natural con dolor, la lactancia materna o el uso de pañales reutilizables forman parte de una ofensiva naturalista que encuentra entre sus víctimas a mujeres profesionales que rondan los 30 años y que, presionadas por la edad, abandonan temporalmente su trabajo para vivir la maternidad. Afecta igualmente a las mujeres menos favorecidas que buscan refugio en las ayudas sociales de los Estados para dedicar más tiempo a la crianza de sus hijos.

"Yo soy una madre mediocre"

Badinter, madre de tres hijos, defiende que, al contrario que los animales, los humanos no poseen instinto maternal. Considera que es un concepto fabricado que somete las decisiones de la mujer mientras que, el amor, es un sentimiento humano que se construye día a día, sin automatismo, y que reconoce las limitaciones de las madres. "Queremos hacerlo todo bien pero, inevitablemente, nos equivocamos a diario".

Es además este mismo modelo naturalista ecológico el que pone en riesgo el reparto de responsabilidades en el hogar. "No se es madre 24 horas al día y el biberón lo pueden dar de igual forma el padre y la madre"

La violencia de género tergiversa la imagen de la mujer

Las estadísticas sobre violencia de género son escandalosas y hay que combatirlas pero es necesario dejar de pensar que todos los hombres son violentos. "Hace cuarenta años queríamos que las niñas creyeran que podían conquistar el mundo. Hoy, se impone la idea de que se tienen que proteger" y esto deriva en una peligrosa victimización de la mujer.

Badinter afirma estar en contra de las leyes que, a través de cuotas, buscan la equidad de género. Cree que esta medida entraña un riesgo: que las mujeres terminen ocupando puestos de poder en función de su sexo y no de sus capacidades.

Sobre la posibilidad de que una mujer llegue al Elíseo en Francia en las próximas elecciones presidenciales, la filósofa defiende que el país galo está preparado para tener una mujer Presidenta y que el voto de los ciudadanos no estará determinado por si la candidatura es o no de una mujer.

Vía: cadenaser.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More