miércoles, 25 de mayo de 2011

Diálogo con André Comte-Sponville, 'el filósofo de lo cotidiano'



El intelectual francés defiende esta disciplina cuando se trata de sacarle jugo a la vida.

Comte-Sponville arrasa en el mercado editorial francés con su libro 'El Placer de vivir', que vendió 40 mil ejemplares en su primer mes. Es un compendio de 100 artículos suyos escritos durante los últimos 20 años.

Profesor de la Universidad de La Sorbona (París), colabora en diversos medios de prensa franceses y, el 4 de marzo del 2008, fue nombrado miembro del Comité Consultivo de Ética francés, por parte del presidente Nicolás Sarkozy.

Hoy es consultado por decenas de expertos del sector de la salud por su teoría sobre cómo la filosofía puede ayudar a que aprendamos a disfrutar del gusto por la vida.

¿Cómo se puede ser filósofo hoy en día, con la crisis que azota al mundo?

Es una razón de más para ejercer, ya que nadie nos necesitaría si la vida fuera un camino de rosas. Nosotros ayudamos a pensar mejor para vivir mejor. Los filósofos existen desde hace más de 2.500 años, porque la vida tampoco era fácil en aquellos tiempos.

¿Por qué abundan hoy los psiquiatras y 'coaches' y hay tan pocos filósofos?

Pareciera que para la filosofía hace falta tiempo, por eso no suelo ir a programas de TV; no se puede hacer filosofía en dos minutos y medio.

¿Y qué busca la gente?

La gente busca recetas y sugerencias eficaces y útiles que generen ilusión, y el filósofo no busca un pensamiento eficaz, sino la verdad. Para el filósofo, es mejor una verdad, aunque duela. Y la verdad necesita más tiempo.

Usted es hijo de la generación de mayo de 1968. ¿Se había imaginado un escenario mundial como el actual?

Nadie había previsto esto, pero creo que tampoco tenemos que ennegrecer el presente. Vivimos mucho mejor que en 1968, estamos mejor alimentados, mejor atendidos sanitariamente y cada año ganamos tres meses de esperanza de vida. Muchos jóvenes protestan y aún no se dan cuenta de todo lo que se ha hecho.

¿Qué consejo daría a la gente para vivir con placer, como propugna el título de su libro?

El verdadero consejo es amar la vida, incluso en los momentos duros, porque no puede haber una vida sin dificultades. El título de mi libro en francés es El gusto por la vida , que sería mucho más real.

¿Y para qué sirve la filosofía y cómo esta otorga la felicidad?

Sirve para aprender a amar mejor la vida. Y la sabiduría no es saber de filosofía. Es amar la vida, aunque seas feliz o desgraciado. Parece que el nacimiento de sus cuatro hijos le cambió la percepción de la vida... Sí, porque las historias de amor con los hijos son las que vivimos con mayor intensidad. Cualquier padre o madre daría la vida por sus hijos, pero no por su pareja, aunque sea muy feliz con ella. Los hijos son el único amor incondicional del que somos capaces.


Vía: Eltiempo.com

1 comentarios:

Un gran enseñanza, recomiendo este autor.

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More